Depilación láser en verano

La depilación láser puede llegar a ser considerada como una forma de tratamiento estético. Entrando un poco más profundo en el tema, la depilación láser, efectivamente, es un tratamiento por medio del cual se logra la eliminación del folículo piloso. Todo esto se logra mediante la propagación de calor en la parte más cercana o en los contornos del pigmento que representa el tallo del pelo que se ubique en cualquier parte del cuerpo.

Es recomendable, si se quiere mantener el resultado constante de este tratamiento, realizarlo seguidamente, dejando más o menos tres meses de por medio. Ese sería el tiempo estipulado en el que se necesitarían nuevas sesiones.

Sin embargo, hay personas que creen que no en todas las épocas del año esto se puede realizar. Hay algunas personas que, más específicamente, no se realizan estos tratamientos en verano.

Depilación láser en verano y en el resto del año

La depilación láser se puede realizar en cualquier época del año, esto de acuerdo a la recomendación de médicos especialistas en áreas relevantes al tema. Solo es necesario seguir una serie de consejos para poder realizar una depilación láser tranquila y sin preocupaciones mayores ni problemas en un futuro.

Uno de los consejos, o recomendaciones, más importantes es la búsqueda de la melanina, que no es más que un pigmento natural que nos ayuda de una manera directa en nuestro mecanismo de defensa. Aunque requiere de hacerle daño al folículo, este daño tiene que ser obligatoriamente irreversible, porque mientras más fuerte sea, más melanina se tendrá y más alto será nuestro nivel de defensa.

Las otras opciones para una correcta depilación láser las conseguimos en esos tipos de tratamientos que se pueden ir adaptando a las necesidades que vayamos teniendo progresivamente. Un ejemplo es la depilación estática que se basa en el pulso a pulso, que consiste básicamente en ir aplicando el láser poco a poco en las distintas zonas hasta ser completada.

Tipos de depilación láser en verano

También, encontramos la depilación dinámica, la cual se enmarca en el pulso a luz acumulando calor en el folículo, pero sin que sea un daño directamente en la piel. Esta si usa de los pigmentos naturales para lograr el cometido primario, que es desaparecer esos vellos que se convierten, en muchos casos, en algo no muy agradable.

Por último, nos encontramos con la depilación en ráfaga, que busca aplicar ráfagas de luz, pero sin necesidad de sobrecalentar las zonas que se estén trabajando. Esto recordando que el fin único no es quedar con daños que se noten en un futuro y que nos den belleza por un momento. El fin de esto, en realidad, es generar un resultado que satisfaga nuestras necesidades, pero que no ponga en riesgo nuestra salud.

En fin, sí pueden existir las depilaciones con láser en cualquier época del año, inclusive en verano, pero debemos respetar ciertos límites y debemos asistir con profesionales que pongan como prioridad nuestra salud y bienestar antes más que nada. Siempre es importante que las cosas que tienen que ver con la estética no pasen a ser un problema que nos dañe irreversiblemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *